20 octubre 2014
20 octubre 2014,
 2

Autora: Charo Castañeda

El otro día recibí la llamada de una chica a la que atendí en una guardia en el Juzgado de Violencia de Género. El día de la asistencia, había presentado una denuncia contra su pareja por malos tratos y amenazas. Fue dictada sentencia firme, estableciéndose como pena accesoria una orden de alejamiento.

Pues bien, la llamada era para ver de qué manera podía retirarse esa orden de alejamiento, porque quería volver a convivir con el señor en cuestión.

En el caso de que se hubiera dictado dicha orden de alejamiento como medida cautelar, si es posible que, en caso de variar las circunstancias que dieron lugar a su establecimiento, y como en el caso que nos ocupa, mediara consentimiento de la víctima, el Juzgado podría dictaminar que la medida dejara de estar vigente, en base principalmente al art. 544 ter de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que determina que la Orden de Protección es solicitada por la víctima o el Ministerio Fiscal.

Pero no es este el caso. Estamos ante una sentencia firme que pone fin a un procedimiento. Es curioso, pero dicha situación es más habitual de lo que parece. Lo que muchas mujeres desconocen son las consecuencias que conlleva el que se quebrante dicha medida, aún cuando medie su consentimiento. En este caso, la orden de alejamiento es imposible de ser retirada aún con el perdón o expreso deseo de la víctima. Nada se puede hacer. Algunas parejas comparecen en el Juzgado que dictó la orden, informando de que vuelven a estar juntas, pero esto no sirve para nada en caso de que por cualquier motivo haya una intervención de la policía. En este caso, al comprobarse que existe vigente una orden de alejamiento, se abrirán con total seguridad unas diligencias previas por un supuesto delito de quebrantamiento de condena, y lo que muchas mujeres desconocen, es que ellas también pueden ser condenadas por ser cooperadoras necesarias en la comisión de dicho delito.

En definitiva, dicha orden de alejamiento es de obligado cumplimiento por ambas partes afectadas, y su quebrantamiento es un delito tipificado en el art. 468 del Código Penal. Es una pena accesoria recogida en el art. 48 del mismo texto legal y tiene la misma consideración que la pena de prisión.

En tal sentido, se ha pronunciado el Tribunal Supremo de manera tajante, en un Acuerdo de Pleno no Jurisdiccional de fecha 25 de noviembre de 2008: “El consentimiento de la mujer no excluye la punibilidad a efectos del art. 468 del C.P”.

Entiendo, que el legislador y la Jurisprudencia quieren proteger con los pronunciamientos reseñados, por un lado, el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia, esto es, el condenado en sentencia firme no puede desobedecer ni ir contra las medidas cuyo cumplimiento le haya sido impuesto. De la misma manera, la víctima, no puede contravenir la decisión judicial, por ese mismo respeto debido a la Institución que ha dictado esa orden de alejamiento para proteger su integridad. Puro sentido común. Y es que por otro lado, lo que se pretende salvaguardar es eso mismo, ante todo la seguridad de las víctimas de violencia de género.

Tras hablar con la clienta en cuestión y confirmarle la imposibilidad de retirar la orden de alejamiento impuesta a su pareja, y no olvidemos, que de obligado cumplimiento para ella también, y advertirle de los riesgos que ambos corrían, se mostró indignada. No podía entender que si ella lo había perdonado, por qué el Juzgado no podía hacer lo mismo.

Lo que sí que no se puede entender, es que ella hubiera ya olvidado en qué estado se encontraba cuando la asistí aquel día en el Juzgado, el día en que fue impuesta la orden de alejamiento para protegerla, previa denuncia presentada por ella misma.

2 responses on “Valor del consentimiento de la víctima de violencia de género para revocar una orden de alejamiento

  1. Francisco dice:

    ¿Qué periodo de validez tiene una orden de alejamiento?

    • Charo Castañeda dice:

      Estimado Francisco,

      la orden de alejamiento estará vigente durante el tiempo que marque la sentencia que ha establecido dicha medida.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *