23 julio 2013
23 julio 2013,
 1

Autora: Charo Castañeda

Nos planteamos aquí la cuestión de la ejecución de la sentencia homologadora del Convenio Regulador que establece los pactos a los que llegan los cónyuges en el seno de un proceso de nulidad, separación o divorcio, pudiendo estar incluido entre ellos el establecimiento, a favor de los abuelos, del correspondiente régimen de visitas con respecto a sus nietos.  ¿Qué ocurre, si a pesar de estar incluido en el Convenio dicho régimen de visitas, alguno de los progenitores impide el ejercicio del  mismo?

La sentencia que se ha dictado, tiene fuerza ejecutiva, lo que implica que ante un incumplimiento de lo estipulado en la misma, la parte perjudicada pueda acudir a un procedimiento de ejecución de títulos judiciales conforme a los art. 517 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Aquí pasaríamos a cuestionarnos, si los abuelos, por haber sido incluidos en el Convenio Regulador como titulares de un derecho de relación con sus nietos tienen legitimación activa para instar la ejecución, ante un incumplimiento del correspondiente régimen de comunicación y visitas. A este respecto existe división en la doctrina. La doctrina mayoritaria considera, que los abuelos no tienen legitimación para instar la ejecución del régimen acordado en resolución judicial, como tampoco se exige la ratificación, en el convenio regulador que establece el régimen de comunicación y visitas a su favor, es decir, de la misma forma que en la ratificación ante el Juez de dicho convenio sólo intervienen los cónyuges, por ser las únicas partes en el proceso matrimonial, los abuelos que no son parte, no pueden instar la ejecución de la sentencia que pone fin al mismo

Sin perjuicio de ello, hay otro sector que entiende que los abuelos sí tienen legitimación para solicitar la ejecución forzosa de lo resuelto en cuanto al régimen de visitas, ante el incumplimiento por cualquiera de los progenitores. Así por ejemplo, ACEVEDO BERMEJO[1] entiende que los abuelos se constituyen en parte en el proceso en el que se sustancian medidas tales como el establecimiento a su favor del derecho de relación con sus nietos, con la obligación de ser oídos, pero sólo en la medida en que tales derechos se refieran a ellos, sin que, ostenten la condición de parte en lo que se refiere al pronunciamiento principal de orden matrimonial. Para este autor, la intervención de los abuelos en el concreto pleito matrimonial, podría hacerse valer mediante el recurso a los art. 13 y 14 de la ley de Enjuiciamiento Civil, que permiten la intervención en el pleito de personas que originariamente no tuvieran la condición de demandante ni demandado.

Concretamente, el art. 14 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, hace referencia a aquellos casos en los que la intervención  de un tercero viene provocada por su llamada al proceso por la parte demandante o por la parte demandada. Opino que este recurso podría ser viable, si estuviéramos en un procedimiento judicial contencioso que conociera de la ruptura matrimonial, donde efectivamente existirían ambas figuras, demandante y demandado, debiendo ser los abuelos llamados al proceso mediante la solicitud de alguno de ellos. Por otro lado, la Ley de Enjuiciamiento Civil, no permite a las partes la llamada a terceros en cualquier supuesto, sino que, como señala dicho art. 14, se requiere previamente, que exista algún precepto legal que permita a las partes ordinarias llamar al tercero para que intervenga en el proceso. Este requisito, en el caso de los procesos contenciosos, podría salvarse si nos basamos en el art. 753 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que permite la llamada, en el ámbito de los procedimientos matrimoniales al Ministerio Fiscal y otras personas:

Por tanto, considero que en base a lo expuesto, en el caso de un procedimiento contencioso, podría darse el caso de que los abuelos, sin ser parte en el procedimiento, por su implicación en el mismo y en base al art 160 del Código Civil, que reconoce su derecho de relación con respecto a sus nietos, podrían personarse en dicho procedimiento a través del recurso ofrecido por el art. 14 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.



[1] ACEVEDO BERMEJO, A.: op. citada p. 55                                                                                        Imagen inicial tomada de la web de Padres o Nones

One response on “El derecho de visitas de los abuelos

  1. ¿Se pueden regular el régimen de visitas para los abuelos ne el convenio regulador?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *