7 octubre 2014
Category: Fiscal
7 octubre 2014,
 0

Autora: Jessica Morente

IRPF

La sanción de varios clientes por la Agencia Tributaria motivadas en la obligación de presentar la declaración del IRPF cuando se ha tenido más de un pagador me ha motivado a escribir el siguiente post.

Muchas veces oímos campanas pero no sabemos muy bien de donde vienen, y esto es lo que nos ocurre cuando nos hablan de la obligación o no de hacer la tan temida Declaración de la Renta, es por ello, por lo que en aras de prevenir futuros problemas con Hacienda, creo que puede ser muy útil tener en cuenta estos consejos.

El artículo 96 de la Ley 35/2006, ley del IRPF, señala que el contribuyente esta obligado a presentar declaración del IRPF cuando haya obtenido en el ejercicio rendimientos íntegros del trabajo de MÁS DE UN PAGADOR, por importe superior a 11.200 euros y la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores por orden de cuantía supera la cantidad de 1.500 euros anuales.

Es decir, que en el momento en que un trabajador por cuenta ajena, haya percibido más de 11.200 euros en un año, y esas cantidades se las hayan abonado varias empresas, siempre que el segundo pagador y restantes lo hayan hecho en conjunto por más de 1.500 euros, ya estamos obligados a presentar la declaración de la renta.

A modo de ejemplo indicar el caso de una buena amiga que trabaja en un restaurante, y su jefe tiene varios locales más, trasladándola de uno a otro por temporadas según sus necesidades, pero éste no le explica que cada vez que la cambia de restaurante le está cambiando de empresa, es decir, su nómina no la paga siempre la misma empresa, ya que cada restaurante es gestionado por una sociedad distinta (aunque todas sean del mismo dueño). Se encuentra con que 8.898,93 euros se los ha pagado un pagador, 6.937,23 euros otro pagador y 1979 euros un tercero y por último 1412,15 euros.
Llegada la fecha de hacer su declaración de la renta, cómo siempre ha ganado lo mismo y a ella le han ingresado su nómina como siempre y en la misma cuantía, ya que lleva años en el mismo trabajo, no presenta su declaración creyendo que no está obligada a hacer por no superar sus ingresos la cantidad de 22.000 euros.

¡¡¡SORPRESA!!!, sí estaba obligada a hacer su declaración de la renta y por ello se ha encontrado con la desagradable sorpresa de tener que pagarle a hacienda más de 1.000 euros que se incrementarán con la posterior sanción por no haber presentado la declaración de la renta cuando estaba obligada a hacerlo.

Por tanto para concluir a modo de resumen muy general, pero creo que muy claro: ¿Cuándo estamos obligados a presentar la declaración de la Renta?

1. Si sólo tenemos un pagador, quienes hayan obtenido rentas por importe superior a 22.000 euros. O si teniendo más de un pagador, la suma de las rentas pagadas por el segundo y siguientes no supere los 1.500 euros.

2. Si tenemos más de un pagador, quienes hayan obtenido rentas por importe superior a 11.200 euros, cuando la suma de las rentas pagadas por el segundo y siguientes supere los 1.500 euros.

Así que ojo cuando nos trasladan de centro de trabajo y nuestro jefe creemos que sigue siendo el mismo, porque nos podemos llevar desagradables sorpresas que van a incidir directamente en nuestros bolsillos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *